Observatorio del Glifosato en Argentina


Resolución de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación 750/2000

Prohibición de la producción, importación, comercialización y uso de determinadas sustancias activas.

del 30/10/2000; publ. 2/11/2000

Visto el expte. 14.070/99 del registro del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria; las leyes 18073   , 18796   , 20418   , 22289   , el decreto ley 3489   del 24 de marzo de 1958, los decretos 647   del 15 de febrero de 1968, 543   del 5 de diciembre de 1973, 2143   del 24 de abril de 1968, 2121   del 9 de octubre de 1990, y 1585   del 19 de diciembre de 1996, las resoluciones 10   del 18 de marzo de 1991 de la ex Subsecretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, 350   del 30 de agosto de 1999 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, y las disposiciones 47 del 2 de mayo de 1972; 79 del 28 de noviembre de 1972; 10 del 20 de septiembre de 1979 y 80 del 21 de octubre de 1971 todas del ex Servicio Nacional de Sanidad Vegetal, y

Considerando:

Que el decreto ley 3489   del 24 de marzo de 1958 estableció la inscripción en el Registro de Terapéutica Vegetal de todo plaguicida, como condición previa e indispensable para su comercialización en el territorio nacional, lo que implica la aprobación de la venta y utilización de cada producto, previa evaluación de datos científicos que demuestran que el producto es eficaz para el fin al que se destina y no entraña riesgos indebidos a la salud y el ambiente.

Que por lo indicado en el “Código Internacional de Conducta para la Distribución y uso de Plaguicidas”, se concluye que la aptitud de cada producto que se evalúa para la inscripción en el mencionado Registro, se refiere a los cultivos y especies para los cuales se aprueba, y de acuerdo con las instrucciones y recomendaciones obrantes en los marbetes permitidos. Todo uso diferente de aquellos para los cuales ha sido específicamente evaluado y aprobado un producto en particular, constituye un uso no autorizado, y por ende, una infracción a las normas vigentes.

Que existen algunas sustancias activas cuya situación cabe dejar aclarada, y con ello, extremar las medidas para evitar su comercialización y uso, concretando regulaciones y acciones preventivas: H.C.B., canfeclor, metoxicloro, dinocap, pentaclorofenol, sulfato de talio.

Que las sustancias citadas no tienen, desde hace años, inscripciones en el Registro Nacional de Terapéutica Vegetal, y por ello, su comercialización no está autorizada, lo que surge del siguiente resumen de antecedentes:

Que los productos de aplicación agrícola con base en la sustancia activa Dinocap fueron objeto de una suspensión temporal de sus registros, mediante el art. 4   del decreto 2121 de fecha 9 de octubre de 1990, hasta tanto se determinase fehacientemente la ausencia de riesgo. Pasados más de nueve (9) años, la información científica y técnica existente indica la existencia de riesgo toxicológico, por lo que corresponde transformar la Suspensión temporal en prohibición de comercialización y uso total y definitiva.

Que los principios activos H.C.B. (Hexaclorobenceno), Canfeclor y metoxicloro forman parte del grupo químico de los organoclorados, los que se encuentran prohibidos en la mayoría de los países del mundo, por sus características toxicológicas, de persistencia y biomagnificación en el hombre y el ambiente. En particular ‑el H.C.B. fue objeto de prohibiciones parciales: Decreto 2143   del 24 de abril de 1968, uso en bovinos y porcinos, disposición ex S.N.S.V. 47/1972, uso como gorgojicida y en granos; resolución 10   del 18 de marzo de 1991 de la ex Subsecretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, uso como terápico para tratamiento de semillas‑ el canfeclor y el metoxicloro, también fueron incluidos en las prohibiciones del decreto 2143   del 24 de abril de 1968 y disposición ex S.N.S.V. 47/1972, y mediante disposición ex S.N.S.V. 79/1972, se los prohibió en granos y oleaginosas.

Que tales prohibiciones parciales sucesivas afectaron los únicos usos para los cuales se encontraron oportunamente registrados, y por ello, desde hace casi dos (2) décadas que no existen productos autorizados con base en esos principios activos.

Que por su parte, el principio activo fenilacetato de mercurio siguió un camino similar: Su uso primordial era el tratamiento de cultivos de tabaco, para lo que fue expresamente prohibido mediante disposición ex S.N.S.V. 80/1971, quedando como uso residual autorizado el de terápico para tratamiento de semillas, pero lentamente fue sustituido en la práctica agrícola corriente por otros de menor efecto toxicológico residual.

Que el principio activo pentaclorofenol ‑cuyo principal uso conocido es el de preservador para madera‑ no se encuentra inscripto en el Registro Nacional de Terapéutica Vegetal, y por ende, su comercialización para usos agrícolas y de preservador para madera no se encuentra autorizada. En 1994, la ex Secretaría de Salud Pública del ex Ministerio de Salud y Acción Social dictó la resolución 356 del 29 de diciembre de 1994, prohibiendo la producción, importación, fraccionamiento, almacenamiento y comercialización del pentaclorofenol y sus derivados. En virtud de ello, corresponde la reafirmación de esa decisión regulatoria por parte de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, a fin de extremar la fiscalización en los ambientes rurales, la colaboración en el control fronterizo y la disposición final de los remanentes interdictados.

Que respecto del sulfato de talio ‑uso principal como rodenticida‑, también puede afirmarse que no existen desde hace años, registros vigentes para sus productos derivados. Mediante disposición ex S.N.S.V. 10/1979, se dictaron normas restrictivas para evitar el desvío de los usos agrícolas hacia ámbitos domésticos. Finalmente, fue sustituido por otros productos de igual efectividad y menor riesgo, y los registros fueron caducando por falta de renovación.

Que, a mayor abundamiento, la misma Secretaría de Salud Pública ha dictado con fecha 20 de mayo de 1999 la resolución 364, por la cual se prohíbe la producción, importación y uso de plaguicidas orgánicos persistentes para cualquier fin que invoque acciones sanitarias, en todos los ámbitos de competencia del sector salud.

Que los principios activos H.C.B., fenilacetato de mercurio y pentaclorofenol se hallan incluidos en el listado anexo al “Convenio de Rotterdam sobre el procedimiento de consentimiento fundamentado previo aplicable a ciertos plaguicidas y productos químicos peligrosos objeto de comercio internacional”, instrumento del cual la República Argentina es país signatario.

Que por lo expuesto, se considera imprescindible normar expresamente en esta materia, para facilitar las acciones de fiscalización y control, las que se realizarán en forma conjunta con los organismos competentes nacionales y provinciales, así como las fuerzas de seguridad en rutas y fronteras.

Que asimismo, resulta necesario imponer a los infractores, además de las sanciones a que hubiere lugar en cada caso concreto, la obligación de proceder a la disposición final de los productos eventualmente sujetos a decomiso, según los métodos que se fijarán en cada caso, acordes con la ley 24051   y normas complementarias.

Que el Consejo de Administración del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria ha tomado la debida intervención.

Que la Dirección de Legales del Área de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Dirección General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, ha tomado la intervención que le compete.

Que el suscripto es competente para el dictado del presente acto en virtud de lo dispuesto por el art. 2   del decreto 2678 del 26 de mayo de 1969, el art. 1   del decreto 543 del 5 de diciembre de 1973 y el decreto 1450   del 12 de diciembre de 1996 y sus modificatorios, en función de lo normado en el art. 8   , inc. e) del decreto 1585 del 19 de diciembre de 1996.

Por ello,

El secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación resuelve:

Art. 1.‑ Prohíbese la producción, importación, fraccionamiento, comercialización y uso de las sustancias activas H.C.B. (Hexaclorobenceno), canfeclor, metoxicloro, dinocap, fenil acetato de mercurio, talio y sus compuestos, y pentaclorofenol y sus sales, así como también los productos fitosanitarios formulados en base a éstos.

Art. 2.‑ Dentro de los treinta (30) días de publicada la presente resolución, las empresas inscriptas en el Registro Nacional de Terapéutica Vegetal que tuvieren remanentes de los productos mencionados en el art. 1  de la presente resolución, deberán declarar las existencias en su poder, cualquiera sea su formulación y destino.

Art. 3.‑ El destino y/o disposición final de los productos será determinado en cada caso concreto, a fin de asegurar que los mismos no reingresen al mercado, y que se observe la legislación vigente en materia de residuos peligrosos.

Art. 4.‑ Los infractores a la presente resolución serán sancionados conforme lo dispone el cap. VI del decreto 1585  del 19 de diciembre de 1996.

Art. 5.‑ En caso que se resuelva el decomiso de productos en infracción, se impondrá al infractor la obligación de disponer a su costa y cargo de tales productos, de acuerdo con los procedimientos que se le fijen.

Art. 6.‑ Comuníquese, etc.

Berhongaray

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: